21.12.06

Despedida y cierre

Esta mañana he abierto la nevera para coger el brick de leche, y aunque la tengo llena de imanes que he comprado o me han traído en numerosos viajes, desde Nueva York a Japón, de Berlín a Lanzarote, este es el único que he visto.


No es realmente así; inexplicablemente nunca me han despedido de ningún trabajo, pero el resultado es el mismo. Adiós a un año y tres meses de trabajo, adiós a los compañeros, adiós a un programa al que tenía mucho cariño. Adiós a unos meses de mi vida en los que se han conjugado los peores momentos de estos 34 años y también algunos de los mejores. Adiós al altarcito que hice al lado de mi escritorio, lleno de fotos de Rufus Wainwright, combinadas al alimón con Franz Ferdinand, Arcade fire, Ashton Kutcher, Hugh Jackman o el mismísimo Doctor House.

Adiós a Mariano, que le dio nombre a este blog, me pegó la palabra “absurda”, y es un ser brillante.

Adiós a Jose, que me acuñó dos nuevos motes: “Mecha divertida” y “la Pechos”, por razones obvias.

Adiós a Óscar, que no me ha querido presentar a su hermano, pese a que sabe que sería buena para él.

Adiós a Bea chunga, que era la única que entendía mi cariño a José Vélez.

Adiós a Jose “Julito”, que me explicó qué era un chiste bastardo.

A Milena, que me ha querido, me ha gritado y me ha obligado a ir al gimnasio.

Adiós a Dani, que ha aguantado mi peor momento laboral sin quejarse (aunque le caiga mal).

A Marta, que la quiero bastante aunque nunca nos haya traído nada de la carnicería de su padre.

A Nuria, que hizo de estilista conmigo para que no fuera hecha una mamarracha a una boda.

A Laura, que nos ha atiborrado de pipas los últimos meses.

A Silviame, que me hizo la mejor guía de Nueva York.

A Juanma, porque le quiero y no podré decirle “mira lo que te pierdes por haber tenido un hijo”.

A “Munta”, que apoyaba mis quejas respecto a la puerta.

A Tania, que cada día me recogía y me dejaba en “los palitos”.

A Quique, porque desde que se fue a la Sexta la vida no volvió a ser igual.

A Nerea, que habla bajito y conoce el último vídeo cachondo del Youtube.

A Capi, con la que me volví a encontrar después de un adiós anterior.

A Angelina, que en otra vida fue el ratón Mickey.

A María, que pasa más tiempo leyendo los ingredientes de las comidas que comiéndoselos.

A Carolina, que tuvo más fuerza de voluntad que yo y ahora está guapísima.

A Rocío, que va muy mona siempre, y todo le ha costado diez euros.

A Sagra, que todavía le duele el manotazo de este verano.

A Gerardo, que al final consiguió cambiar de móvil.

A Helena, con la que aún no he coincidido en ningún concierto, y al ruso, aunque no me invitara a su cumpleaños.

Sí, seguro que me olvido de alguien. Mis disculpas. A fin de cuentas, igual es un adiós más corto de lo que pensamos, y si no lo fuera, siempre nos quedarán las fotos de la fiesta. ¡Suerte para todos!

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Silvi ya sabés lo especial que sos para mi en este equipo de trabajo... parece que fue ayer cuando en la plaza de chueca, con el fresquito de una caña, y el calor de una charlita, me dijiste que te mandara el CV. Mil gracias por esa caña, que me ha hecho conocer a toda esta gente!!

el paseante dijo...

Ahora toca decir hola a nueva gente.

Gracias por recuperar tu blog. Un beso.

Goio dijo...

Bueno, bueno, yo creo que a alguna le han tenido q pitar los oidos :D

Bonito repaso, so zorra, ya podias haber ido escribiendo retazos sobre esto mientras duro la cosa. Siesqueestagentedelacapitalquesepierdeensusputasprisas....

elquetellamomechadivertida dijo...

Q bonitoooooooo y ahora en lo de Hrmida ponen la imagen del funeral de Lady Di... a lo mejor no tiene nada q ver, pero es q está bien editado hasta cruzando la pantallaaaaaaaa

G&L dijo...

Yo lo siento como en las bodas: no he perdido una (magnífica) compañera de trabajo sino que he ganado (eso creo, por lo menos) una amiga.

Anónimo dijo...

silvia!! todo muy bonito. a mi también me da pena, pero no quiero que esto termine sin que sepas que también tengo cosas de 12 euros...
bss

Anónimo dijo...

Lo peor no es quitar las fotos del Puma.
No es recoger bolis mordidos de los cajones.
No es devolver los móviles de empresa que aligeraban nuestras facturas.
Lo peor no es la ausencia de calambres al tocar las cosas.
Lo peor no es que en mi casa las sillas no tienen palanquita para bajarlas de repente y asustar a los que están sentados.
Lo peor no es que Scarlett y yo ya no nos veamos. Y ahora su foto me esperará dormida en cualquier contenedor de reciclado.
Lo peor no es el regusto de ese café no apto para daltónicos.
Lo peor no son la falta de corrientes por las puertas cerradas.
Ni las horas muertas en torno a una mesa, buscando la inspiración entre pipas y mandarinas.
Lo peor no es que mañana el despertador se quede mudo a las 8.40, preguntándose que pasa.
Lo peor, sin duda, es seguir andando, buscando el camino, sin vosotros.

Se os quiere y admira
JULITO