28.5.07

¡Vota!

Lara tiene 19 años, y hoy (bueno, ya ayer) ha votado por primera vez. Lara es guapa, Lara es inquieta, Lara tiene muy mal genio y es rápida de lengua, como lo somos mucho en mi familia, me temo. Es contestataria, y está viviendo a tope esa edad en la que todo se protesta, porque parece que si lo haces, las cosas cambiarán. A Lara le gusta la música electrónica y le gusta el flamenquito. Está delgada y luce ombligo. Se pelea con sus amigas y coquetea con los chicos. Se va con sus amigos de juerga (imagino que de botellón, aunque cuando se lo pregunto me mira y me contesta: “Ay que tonta´queres”) y tiene en un puño a su madre. Estudia y trabaja, para ganarse los dineros y pagar la factura del móvil, que trae a mal traer a su madre.

Lara es mi sobrina, y me gusta. Porque aunque tenga esa lengua larga, llena de “ejques” que le raspan la garganta y que de cuando en cuando te da como un látigo, es cariñosa y tiene buen corazón, y me regala muestras y me compra cremitas a buen precio. Hoy la he llamado, porque era su primera vez como votante. Le he preguntado si le hacía ilusión votar, y me ha dicho que no. Me he quedado tan helada por la respuesta que he insistido y le he preguntado por qué. Dice que no le convence la política, que no se cree nada. La verdad, me ha extrañado la respuesta, pero como Lara es mi sobrina y conozco a su familia, que es la mía, me ha dolido aún más oírlo. Porque sé que sus padres le han inculcado lo importante que es esa cosa tonta de meter unos papeles en un sobre, porque ellos eran como Lara cuando la democracia empezaba a avistarse en este país, y saben que no es tan fácil como a Lara pueda parecerle.

Hoy, cuando he acompañado a mis padres a votar, me he encontrado precisamente con esos recuerdos de la transición, que parecían imposibles de encontrar, pero que una verja ha salvaguardado, y que en lo que hoy ha sido colegio electoral, recordaban que no siempre votar fue algo tan normal en España. Han pasado muchos años, claro, y el cartel está muy deteriorado, pero lo que pedía era, agárrense, la mayoría de edad y el voto a los 18 años. Quizá Lara no lo sepa, y por eso, a sus 19, no le ha hecho mucha ilusión votar.


Tampoco sabrá lo que era el PTE, y seguramente haya oído hablar muy poco de Enrique Tierno Galván, fundador del partido. Claro, que Tierno Galván no era un político como los de ahora, y menos como los candidatos de Madrid, especialmente los de los dos partidos “grandes”, y a lo mejor si hubiera tenido 19 años entonces, hubiera ido a votar con más alegría que ahora.

Pero aunque todo sea diferente, aunque por suerte para Lara votar sea algo normal, sigo preguntándome por qué a ella no le hace ilusión, aunque al final haya ido y haya votado, y se haya estrenado con un voto no útil, pero más o menos sentido. Y entonces pienso que no es culpa de Lara, ni de sus padres, claro. Algo tiene que haber para que a alguien de 19 años no le haga ilusión ir a un colegio electoral sintiendo que va a hacer algo grande.

¿Y qué es ese algo? Pues no lo tengo claro. Supongo que son varias cosas. Que llevamos años escuchando a la clase política pegarse puñaladas con mal gusto, que sólo son protagonistas de escándalos de corrupción, y que para colmo de males, son gente muy aburrida. Yo no acabo de estar de acuerdo con todo esto, y no me gusta criticar a los políticos, porque quiero pensar que a la mayoría les gusta y les importa lo que hacen, y porque creo que no hay dinero para pagar a la gente que hace política, aunque la gente diga que cobran mucho y tienen dietas.

Por eso muchos seguimos yendo a votar, no sólo por “cumplir” como ciudadanos o para dar por culo al adversario político, sino porque nos gusta el rito. Mirarte en el censo, coger las papeletas (yo lo hago ante todo el mundo, porque me gusta sentir que no tengo nada que ocultar, mientras mis padres vienen con la papeleta de casa, recelosos de que el vecino vea a quién votan), meterlas en el sobre y llegar, con la cabeza muy alta y el DNI en la mano, a la mesa, donde el presidente dice tu nombre y todos miran mientras el (o tú, si te dejan, como a mí en las últimas elecciones europeas) introduce los votos en la urna y dice ¡Vota!.

Yo sé que es de tontos, pero a mí en ese momento se me ponen los pelos de punta, un escalofrío de placer me recorre la espalda y me siento importante, poderosa.

Este año no he podido hacerlo, porque por pura vagancia no me he empadronado aún en esta ciudad. Pero da igual, yo he votado. Y como para Lara, esta ha sido mi primera vez. Para ella en urna, para mí por correo. El miércoles recogí mi documentación en Correos, me senté, saqué todas las papeletas, metí las elegidas en el sobre y me dirigí a una de las ventanillas. Le di a la funcionaria mis papeletas, junto a mi DNI. Ella cogió el sobre con las tres papeletas dentro (yo he votado en Canarias), le plantó un sello y lo puso junto con otros sobres de voto por correo. Yo sonreí, le di las gracias, y al volverme para salir me tapé la boca con la mano, como si fuera a toser, para decir, con sonrisa de pilla y en voz baja, ¡Vota!

14 comentarios:

gledwood dijo...

;->...

Dani dijo...

Qué miedo la cara del señor que te mira desde la mesa.

el paseante dijo...

Para algunas cosas eres muy moderna, pero para la política eres antigua hija.

Yo también debo guardar en algún rincón carteles electorales de la transición y mini-discos con discursos de políticos.

Pero todo ha cambiado mucho y ya no existen aquellos viejos animales políticos de antaño. Ahora todos están prefabricados.

No disfruto de la edad de tu sobrina, tengo la decencia de no mostrar mi ombligo en público y tampoco quiero provocar a los chicos con mis contorsiones de cadera, pero comparto con Lara su sentimiento de que la política ya no me convence.

En cualquier caso, el final de tu post me ha hecho dudar entre soltar una lágrima o una sonrisa. Es genial.

Adúlter dijo...

Ya sé cómo dices.
Pero no deberíamos vivir sólo de recuerdos...entre otras cosas porque a las niñas de 19 les sudan un pie. Así que -entre todos-- deberíamos hacer algo para que no tener los políticos que nos merecemos.
Por cierto, se diría que Tierno fue fundador del PTE, y eso no es correcto. Las siglas eran PSP. Y la pegatina del voto a los 18 juraría que era de la UJCE.
Tarra que es uno.

Mierda. Y yo debería estar hablando de sexo. :P

silvix17 dijo...

Si te consuelo, mi pequeñita tiene 22 y jamás ha echado un voto en la urna... ni le interesa, ni le motiva, ni le hace ilusión, ni sabe de qué va y lo que es peor, ni siquiera le importa... en fin...
A mí también me da ese escalofrío del que hablas, y también me siento poderosa, aunque sea con ese voto no útil del que hablas, con el paso de los años, he comprendido que todos son útiles... he progresado mucho, porque a la edad de Lara incluso pensaba que no todos deberían valer lo mismo... sí, definitivamente, he progresado.
Lo que no acierto a comprender, y eso es bueno, porque así cada día me seguirás sorprendiendo, es... ¿quién coño te hacía la foto ese día que fuiste a votar? Y sobre todo... ¿por qué?
¡Suerte hoy, especialmente!

Ismael dijo...

A mi siempre que alguin me dice que no le interesa la politica (mejor dicho 'esta' politica) le digo que si, que muy bien, que a ellos no les interesan los politicos pero que lo que tienen que estar seguros es que a los politicos SI les interesan ellos.
Les interesan sus impuestos, su sumision y lo facilmente manipulables que resultan.

Obviamente creer que el 'eleccionismo' es democracia es ser corto de miras pero creo que mientras haya metodos mejores de representatividad las elecciones son un mal menor que debe ser empleado de la forma mas inteligente posible.

El voto es un gesto de un minuto, pero la polemica, la conciencia critica, la vigilancia del poder, la participacion activa y la lucha pacifica se han de ejercer los casi 1500 dias que dura una legislatura. Esa vigilia no resulta atractiva y los 'politicos profesionales' se aprovechan de ella para sus fines. Hay que hacer entender a la gente que el voto es solo la punta del iceberg.

The Big Kahuna dijo...

Pero mujer, esto es el típico discurso oído una y mil veces, según el cual votar sería casi casi una obligación como español y como ser humano porque claro, "como nuestros abuelos tuvieron que pasarlas putas y luchar para que ahora nosotros podamos votar", pues parece que el no hacerlo es como una falta de respeto, un insulto a nuestros antepasados o algo. Pero coño, si no es más que un derecho más, si no te da la gana de votar porque no te gusta ningún candidato o porque te la suda el resultado, pues no se vota y punto, máxime a la edad de tu sobrina, que digo yo que a esas edades no es sólo que la política sea aburrida, es que en general son edades a las que corresponden el tipo de problemas y deseos que no te va a solucionar ningún político. Vamos, que la falta de motivación a los 19 años me parece perfectamente natural.

Yo creo que deberían instaurar el voto negativo, que aquellos que no queramos votar a favor de ningún candidato podamos votar en contra de alguno, y que cuente negativo, que le resten un voto. En plan "me da igual quien gane EXCEPTO este, que es un hijo de puta". Igual entonces me animaba y volvía a votar por primera vez desde hace un lustro. Además me parece más justo. No sólo se tendría en cuenta el nivel de empatía de la sociedad hacia ese político, sino también el nivel de odio, que a veces uno con otro se compensan. Y el voto no sería solo un acto de apoyo a una causa, sino también un modo de hacer putadas al prójimo, es decir, algo mucho más divertido.

Ilse dijo...

1. Dani, el señor de la mesa me miraba mal, sí, pero yo no pensaba dejar que negaran mi derecho a la foto. Si los candidatos se hacen fotos y meten la papeleta, ¿por qué yo no?

2. Paseante, me lees con muy buenos ojos.

3. Adulter, se me fue la olla. Tienes razón en lo de Tierno. Mea culpa, confundí el PSP con el PTE. Igual es que no soy tan tarra como tú. :p

4. Silvix, ya sé que soy lo peor y que no debería poner esa foto en la que salgo gorda no, lo siguiente (y eso que confieso que está un poco retocada), pero estoy empezando a soltarme, y si soy gorda y ese pelo me quedaba como el culo, pues qué le vamos a hacer. Ahora estoy mejor y con un pelo ma´s mono. :p

5. Ismael, ya entiendo lo que quieres decir, pero hijo, por algo habrá que empezar.

6. Kahuna, no es eso lo que quiero decir. No es obligatorio votar, ni es un homenaje. Pero tú sabes que el que no vota , en general no es por decisión, es por puro "todo me da por culo", y yo creo que eso es malo, porque luego en el fondo, y a no ser que estés podrido de dinero y vivas en una isla desierta bebiendo cócteles, a nadie le da por culo la política.

Goio dijo...

Bueeeeeno, no voy a decir mucho mas, que seria repetir argumentos ya expuestos por aqui :D

Iván dijo...

Silviiii...! Hoy, que hemos vuelto de nuevo a la realidad, he de decirte que... ¡¡te echo de menos!! ¿Cómo reacccionaré en el momento en el que vea el anuncio del "politono saeta" y no estés tú? Bueno, espero que tengas un feliz segundo día en el "Jaime's world" Besoooooooss

monty dijo...

he leído ahora mismo las dos últimas actualizaciones. Esta de la política ya no la comento (llueve sobre mojado a fin de cuentas), pero el de los anuncios es un magnífico post. Para alguien que no ve la tele es todo un resumen informativo, además. Así que yo doy mucho las gracias y manifiesto mi admiración por saber recopilar con sentido y buen gusto estas pizcas de realidad y hacer que en verdad podamos entender mejor el mundo, con ternura y cercanía. Wapa, te parecerá una exageración, pero esto es altamente satisfactorio, y, por tanto, como diría el tokaio, graaaande...

Arwen dijo...

De verdad,ilse, que yo creo que somos hermanas gemelas y nos separaron al nacer. En mi blog dejé comentario distinto pero parecido. Estoy de acuerdo con que hay que votar, y si se está descontento, en blanco (aunque la ley sea una mierda y dé esos votos al vencedor). A mí me emocionan las elecciones porque es la base de la democracia, a pesar de que el resto del tiempo me da por saco lo que dicen los políticos...A lo mejor precisamente voto para luego poder no escucharlos y ponerlos a caldo.
En fin, un besote y a mí me gusta la foto, que conste, sobre todo porque yo no habría sido capaz de hacérmela.

serguei dijo...

después de las autonómicas, que no voté por despistarme con lo del voto por correo, en estas últimas he vuelto a votar en blanco. En barcelona somos el sexto partido, por delante de ciutadans!

kanddela dijo...

Silvita, qué bien lo pasamos aquel fin de semana en Las Palmas... yo me traje un virus de recuerdo que invadió mi cuerpo y picaba como loco. Pero siempre recuerdo ese fin de semana con niña Leti y niño Óscar.

Besitus