26.3.07

Drop Dead Gorgeous

Natalia Zabala Arroyo es la chica más feliz del mundo en estos momentos. Tiene motivos, porque ha ganado Miss España (o como dice Oscar, Miss Callo Malayo, aunque obviamente callo callo lo que se dice callo, no era ni siquiera Miss Zaragoza) y le espera un gran futuro por delante representando, además, a su bienamado país, que es lo que dice todo el rato Silvia Jato, que presenta estas galas con una energía que ya quisiera para sí (bueno, para sus empleados) el grueso de la CEOE y los del departamento de bajas de la Seguridad social.

También son más felices Chelo y Sandra, las protagonistas del estreno de Cambio radical (muchos besos para todos los compañeros que están currando (y de lo lindo) en ese programa), en Antena 3. Las dos se presentaron al programa con muchos complejos; infelices por sentirse feas, o gordas, o las dos cosas. Ahora Chelo se ha quitado de encima su nariz ganchuda y luce unos fantásticos dientes nuevos, y Sandra puede al fin ponerse ropa estrecha y “sonreír abiertamente”, como le decía la presentadora, Teresa Viejo. Aunque la madre de Sandra le hubiera dicho previamente que no le hacía mucha gracia que se operara porque para ella, tal y como era, estaba perfecta. En estos casos uno nunca sabe si es amor de madre o ciertos celos profesionales de diosa a la que la ciencia le arrebata en parte su creación, y encima, como le repiten continuamente, es para mejorarla.

Es curioso cómo nos van lanzando mensajes por todos lados. La publicidad, el cine y, obviamente las tiendas de ropa, presentan la imagen de una mujer delgada, de rasgos suaves, miradas lánguidas, melenas lacias y poses imposibles. A la vez, esos mismos medios se lanzan de cuando en cuando a una especie de reivindicación de la imperfección. Nada mejor para ejemplificarlo que las campañas de Dove, o el eslogan de Yo soy Bea, el remake español de Betty la fea: “Feos somos más”.

“La belleza está en el interior”, “la suerte de la fea, la guapa la desea”, y demás refranes o citas resurgen con fuerza entre los grupos de feos, que se juntan (diría nos, pero luego todo el mundo se me echará encima diciendo que no soy fea, y que me encanta hacerme la víctima y bla, bla, bla) para sentirse arropados .

Buscando el nombre de la chica ganadora en la web de Telecinco (que obviamente no venía, porque aquí no trabaja ni el tato, pero a mí bien que me toca currar la Semana Santa) doy repaso a uno de los videos que hicieron para TNT, donde dos reporteros se van a Marina D´or a hablar con los míster y las misses. Armados con el micrófono, y cierta suficiencia de esa que sabes que por dentro dice “yo soy licenciado y he hecho periodismo”, le preguntan a Miss Almería si se puede ser Miss y no ser tonta. La pobre se ríe y contesta: “Claro que sí. Además, yo no me declaro tonta”. Luego les preguntan, a misses y misters, cuál era el nombre de pila de Pinochet. Uno se aventura y dice Tony, los demás no tienen ni idea. Si lo que pretendían es mostrar la poca formación e interés de los jóvenes de 18 a 25, pues muy bien, es cierto. Ahora, si el objetivo es dejar por tontos y tontas a los candidatos, por el simple hecho de ser guapos, la verdad es que es un poco pobre.

Esa manía de unir belleza a tontuna no es necesariamente cierta, pero… ¿y qué si lo es? Sinceramente, a todos nos gustaría ser guapos. Otra cosa es que si no te toca, no te toca, y si eres mínimamente listo empiezas a currártelo para que no se note tanto. Unos se machacan en el gimnasio para ganar músculo. Otros descubren que no cantan mal del todo y se lanzan a la aventura musical porque los músicos está demostrado que ligan , por feos que sean. Algunos se dedican a la política porque, ya que no follan, al menos joden (el que es guapo y además hace política es que ya ha llegado al grado más refinado de maldad). La mayoría nos curramos eso que se llama “ser muy simpático”, y así vamos tirando.

Pero abajo, escondidito, y aunque digamos que Miss España es una cosa machista y obsoleta, y nos llenemos la boca jurando que nunca nos vamos a operar porque uno tiene que aceptarse a sí mismo tal y como es, nos jode pensar que nunca seremos la más guapa de España, y que no tenemos suficiente dinero para la lipo.

¡Ah, y que me digan si se liga más sabiendo que Pinochet se llamaba Augusto!

“You told me again you preferred handsome men
but for me you would make an exception.
And clenching your fist for the ones like us
who are oppressed by the figures of beauty,
you fixed yourself, you said, "Well never mind,
we are ugly but we have the music."

Leonard Cohen: “Chelsea hotel n.2” (en version de Rufus Wainwright. Para los que no quieran aguantar la historia de Cohen, la canción empieza en el 02.18)

12 comentarios:

Adulter dijo...

Una de mis canciones...


(sobre lo otro, lo escribí una vez:

La verdadera belleza radica en el interior.
Por eso me gusta tanto desnudarte.)

Buen día. Y no veas demasiada tele. ;)

Anónimo dijo...

Ya era hora de que por una vez en el blog este se dejaran de lagrimones y pusieran algo de chicha, leche.

Chendler dijo...

Para cambio el de la Teresa Viejo, no hace tanto autoproclamada defensora acérrima del feminismo, con cierta tendencia al odio masculino y ahora presentadora de un reality donde se prima el tratar a las personas como objetos, ¿qué dirá Maritere Campos de eso?. ¡Que tiempos aquellos cuando una compañera me echó la bronca en la facultad por llevar fotos de actices y cantantes en la carpeta!, esas si eran feministas de verdad y no pijifemis como esta.

Queer Enquirer dijo...

A mi Teresa Viejo no me terminó de convencer, pero ¡Qué noche entre Tele5 y Antena3! Anda Silvia, déjate de historias y reconoce que te lo pasaste pipa criticando a unas y a otras!

Dani dijo...

Las miss españas suelen salir reguleras, con un tipo de belleza así como monárquica tipo letizia ortiz venida a menos. La única que recuerdo verdaderamente destacable era Helen Lindes. Que bueno siempre es aquello de valorar la belleza en el espectáculo, que llega a estar la actriz más fea de hollywood en mi clase y vamos todos detrás como perros. Se trabaja en otras escalas.

Cambio radical es bastante patatero, yo lo he visto algunas veces en el people and arts. Los dientes de porcelana que les ponen son feos con avarícia, y poca gente queda verdaderamente bien. A una le quitaron una separación de dientes de lo más sexy.

el paseante dijo...

A ver, no soy feo. Soy el más guapo de mi piso, sin dudarlo. Eso no significa que sea tonto. Sé que ese presiente argentino no se llama Augusto. Es algo como Aurelio, o Armando o algo así. Lo de Augusto lo has escrito para confundirnos.

Sonique dijo...

A mí me está empezando a ocurrir ese efecto que se estudia en publicidad: LA SATURACIÓN. Es decir, que cuanto más me bombardean con certámenes de belleza, programas de cirugía plástica y publicidad de cuerpos estupendos, más me la pela todo. Antes me cabreaba, ahora ya casi ni eso. Bueno, reconozco que el domingo con Cambio Radical no daba crédito con algunas frases de Teresa Viejo, y me planteé seriamente si la que tenía el problema de vista era yo al considerar que, especialmente la primera, no tenía un cuerpo tan horrible como para esconderse de su marido. ¿¿No necesitarán antes de un cirujano un psicólogo... o un oftalmólogo??

Goio dijo...

Me da por culo todo esto. Nadie sale mas feo que quien concursa en un certamen de belleza, es ley de vida. Que luego ves a esa gente vestida de calle y es cuando gana, con unos vaqueros y una camiseta, pero sobre todo con algo de naturalidad (y no me estoy refiriendo a cuando posan en ropa de calle para algun reportaje, claro). Vamos, que no soporto estas cosas pero no por que considere que atenten contra nada, sino por ir en contra de sus objetivos y sacar fealdad de la (supuesta) belleza.

En otro orden de cosas, lo de la medida de la inteligencia en funcion de la cantidad de datos recordados tambien es algo que me produce mucha risa. Leyendo esto ahora no me acordaba del nombre de Pino, pero por una cosa asi como muy basica, y es que a mi mente le da igual saber como coño se llamaba Pino. Pero vamos a ver, es sencillo: "El hijoputa de Pinochet". Nadie va a decir "el hijoputa de augusto". Coño, que ya es una marca de fabrica, "pinochet" ya es un sinonimo de El Mal, para que cojones se quiere implicar las capacidades mentales de nadie apelando al recuerdo de semejante tipo de datos???? No te jode, que va a ser lo proximo que se le pregunte a alguien cuando vaya a jurar para subir a la presidencia del gobierno:

- Cual era el nombre de pila de Videla?

Anónimo dijo...

Sin acritud, pero lo que me parece feo, pero que muy feo es ver este tipo de programas. Pobres musarañas¡¡¡, se merecen más atención que estos "espectáculos". Pero se ve que hasta gente cultivada y con ánimo de tener capacidad analítica, caemos en las tentaciones, casi de cualquier tipo por cierto y más en estas tan populares y golosas.

FdB

Chendler dijo...

Por cierto el programa no es tan novedoso, como podeis comprobar en el enlace de abajo. Es del crítico de televisión de La Nueva España, un periódico de Asturias. En realidad son 3 tíos los que escriben bajo el mismo nombre, uno fue profesor mío. Hacen una columna todos los días y suelen estar muy bien.



http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pNumEjemplar=1589&pIdSeccion=49&pIdNoticia=505872

Anónimo dijo...

Se puede ser wapa y tonta, y se puede ser un callo y ser además de Kuala Lumpur... pero no se puede comentar estos temas y pasar por alto el broche de tu foto en el congreso!!!!
A partir de hoy serás "broche divertido" de mis noches lexatinas... cuidate

Arwen dijo...

Yo creo que se vende la delgadez, pero yo lo soy y no os cuento lo que paso para encontrar ropa que no sea de quinceañera maquinera o del reageaton (o como se escriba).
Segundo, anónimo tiene razón, no deberíamos ver esos programas o estamos dándole la publicidad que no deberían tener (yo no lo ví, pero también reconozco que se deben de conocer las cosas para criticarlas).
Y, por último, la belleza es algo completamente relativo, que cada uno percibe, disfruta, encuentra y clasifica según muchas variables de vida y genéticas. Por tanto, lo que hay que hacer es disfrutar de lo que se tiene, buscar lo mejor y pasar muchísimo de lo que opinen los demás (que diría Ana Torroja en Mecano).
He dicho ;)