22.1.06

Las dos caras de la verdad

Johnny: Dime algo agradable.
Vienna: Claro. ¿Qué quieres que te diga?
Johnny: Miénteme. Dime que me has esperado todos estos años. Dímelo.
Vienna: Te he esperado todos estos años.
Johnny: Dime que habrías muerto si yo no hubiese vuelto.
Vienna: Habría muerto si tú no hubieses vuelto.
Johnny: Dime que aún me quieres como yo te quiero.
Vienna: Aún te quiero como tú me quieres.
Johnny: Gracias (bebe). Muchas gracias.

“Johnny Guitar” (1954)

A veces la verdad escuece. Bueno, seguramente es mejor decir que a veces la verdad te hace sentir bien, porque normalmente a la gente le encanta ser sincero para joder. De algún modo esta cultura, sociedad o lo que sea ha colocado la sinceridad como algo virtuoso, sin darse cuenta de que casi siempre los malos rollos vienen por decir lo que uno piensa. Decir la verdad es un arma de doble filo, entre otras cosas porque todos podemos soltar nuestra verdad, y a lo mejor mola decir tus verdades, pero no mola tanto escuchar las que los demás tienen sobre ti.

La persona más partidaria de la sinceridad que conozco, la más dada a estos momentos “la hora de la verdad”, eso sí, sin adeenes o polígrafos de por medio, es mi madre. Mi madre te suelta unas verdades como puños. Bueno, como puños no. Como puñetazos. Directa al estómago, castigando el hígado. Pero con cariño, eh? Porque ella me quiere, y ya sabes, Silvia, quien bien te quiere te hará llorar. Sí, mamá, pero tampoco hay que pasarse…

Pero esta vez no ha sido mi madre, que la pobre, salvo sus ya sempiternos “con unos kilos menos estarías más mona” (mientras te planta el platazo de cocido ante tus narices), anda bastante calmada.

El viernes, en un momento, me soltaron dos verdades así, en seco. La primera: “Tienes una pinta fatal. Tómate Pharmaton complex, o algo”. ¡Madre mía, y eso que acababa de ir a la peluquería y me habían hecho un alisado estupendo! La segunda me pilló desprevenida, porque aunque estoy acostumbrada a que no guste mi trabajo, últimamente no recibo más que parabienes. Conversación:

EL SINCERO: ¿Y en qué programa estás ahora?
YO: En “Soy el que más sabe de televisión del mundo”.
EL SINCERO: ¡Hostias, qué puta mierda de programa!

Que conste que yo nunca dije: “En “Soy el que más sabe de televisión del mundo”. ¿Qué te parece?”. Pero la gente es así, no se corta un pelo.

Otros te dicen verdades a medias, como mis amigas Natalia y Mónica. Ambas han disfrutado de un emocionante viaje a Túnez, enfrentándose al más duro de los quehaceres del turista: el regateo. Yo en estos sitios al final no compro nada. Me molesta tener que pasar por esa liturgia de pelearme con el dependiente. Tengo demasiado orgullo, y si le bajo mucho y no me lo acepta, al final me acabo yendo de allí para no volver y encima quedarme sin lo que me gustaba. Sinceramente, me parece la práctica comercial más absurda del mundo. Al menos en este mundo del siglo XXI. A ellas parece habérseles dado muy bien, aunque no lo suficiente como para traerme aunque fuera un cochino imán de nevera. Eso sí, me han mandado una bonita postal

(esta que veis aquí) en la que me dicen, literalmente: “Qué hay, Silvi, (joder, Natalia, me REVIENTA que me llamen Silvi) te mandamos la postal solamente para que nos saques en el blog gafapasta wannabe”. Así, con dos cojones. Claro, luego, imagino que para maquillar el deseo, me escriben en la postdata: “Es broma, te la mandamos porque te queremos”. ¿Cuál es la verdad? No lo sé, pero Natalia ya tiene lo que quería.

Bueno, igual algo también me quieren, ¿no?

14 comentarios:

antonio dijo...

Pues claro que te quieren, no seas bobita.

Me hace gracia lo que te han dicho sobre el programa en el que trabajas ahora. Lo digo porque yo que apenas veo la televisión, los sábados y domingos (como ayer sin ir más lejos) me gusta sentarme a comer ante la tele y ver algo entretenido, y me lo paso muy bien con SEQMSDTDM. O sea, que nuevamente se demuestra eso de que las opiniones son como el culo, todo el mundo tiene uno y hay personas que cuando se expresan, literalmente la cagan por muy sinceros que pretendan ser.

Normalmente las personas que más critican con la sinceridad por delante son aquellas que más tienen que callar. Y desde luego no lo digo por tu mami, sino por ese elemento (que será muy buena persona o lo que quieras, o sea, que no habrá matado a nadie aún, pero menudo n****) que opinió sobre tu programa. Lo que me da que algo te afectó, y es lo que realmente me jode.

Tu programa es muy bueno, más le vale a Cuatro no quitarlo en todo el año si no quieren perderme como espectador.

:)

Dani dijo...

Si es que lo dice Joaquín Reyes el chanante en un monólogo:

"duele más que te lo digan a la espalda" No es verdad!! Las cosas duelen a la cara, ¿si te lo dicen a la espalda qué pasa que te pitan los oídos? Eso no está demostrado! Yo lo que quiero son aduladores, que les pregunte "¿qué tal he estado?" "de puta madre" "bien, porque tu has estado atento!"

Y viva el regateo, sin el cual no existiría el maravilloso fragmento de la barba y la calabaza de La vida de Brian.

Carlitos dijo...

Hay una cosa que es ser sincero, otra que es ser maleducado. Y otra que a veces necesitas que te mientan. No sé.

Anónimo dijo...

Tu ni caso. Las opiniones sólo hay que hacerles caso si nos gustan, sino "a la mierda".
¡A ver si el que necesitaba el pharmaton era él!.

Eva

nico dijo...

seamos serios. el programa es la hostia.

Carlitos dijo...

nico, eso no vale. También mis sobrinos son los más bonitos del mundo. Y el caso es que lo son.

grelinno dijo...

Hija, yo no sé si te gusta o no tu trabajo, cual es tu trabajo ni cual es el motivo por el cual no te gusta pero si sirve de algo a mí e sun formato que me gusta, que se sale de lo común y auqnue Nico ya no sea Nicowiki sino NicoCuatro o NicomelosétododeTv pues como que sigue enganchando y eso -además de por su propio ser- debe de ser porque en algo le ayudáis, ¿no?.

Y pasado este momento peloteo te diré algunas cosas (todavía no sé cuantas):

I. Mi amiga Gilda hablaba el otro día de algo semejante aunque desde otro punto de vista. (http://ladivinagilda.blogspirit.com/archive/2006/01/17/prioridades-o-prostituci%C3%B3n-emocional.html#comments)

II. Creo que no hay que confundir sinceridad con mala educación ni "hijoputismo" vario y variado.

III. No hay que emntior pero tampoco hay que sentir la necesidad de dar siempre nuestra opinión sincera sobre todo cuando alguien no nos la ha pedido.

IV. No he visto muchas fotos tuyas pero más allá de los kilos o no (que eso es muy subjetivo y personal y yo entre madre e hiaj no me meto) sinceramente creo que un cambio de vestuari podría estar la clave del éxito.

V. Lo de la postal, lo de tus amigas, lo de Ténez en sí mismo y en su propia idiosincrasia manda huevos...

Ilse dijo...

A ver, por partes:

I. Me encanta mi trabajo, esoecialmente el que hago en este programa, por eso me jode que la gente me suelte esos exabruptos sin pensar que a lo mejor yo también tengo opiniones sobre los suyos, aunque no se vean en la tele.

II. Creo que mentir es muy sano, algunos deberían probarlo o al menos decidir si es mejor ofender. Hace poco ví un documental que estudiaba esto. Cogían a gente que iba por ahí comprando, y una señora (gordita) les preguntaba cómo le quedaba una prenda. Todo el mundo le decía que bien. Luego explicaban que ella transmitía seguridad al hacer la pregunta, lo que hacía que la gente inconscientemente pensara que a ella le gustaba cómo le quedaba, y al parecer tu propio cerebro reacciona con esa especie de "diplomacia".

III. ¿Cambiar mi vestuario? Pero si voy supermodenna y estupenda! ¡No, no, no, que las tiendas cambien su mentalidad!

Anónimo dijo...

Ese dialogo no es de Johnny Guitar, es de "Mujeres al borde de un ataque de nervios" ;-)

Y eso es lo que te pasa a ti, que estas al borde (o ya de vuelta) de un ataque de nervios. Joer, y si no que se lo pregunten al ojo, que mas claro no lo puede decir el pobre! Aun si me alegro de que utilices el blog para hacer terapia contra tu estres, pero hombre, no hay que ser tan radical!

Cuando el debate sobre el estatut se calento un poco amenazaste con borrarte de montateros y cuando te metieron un poquito de caña con tus recomendaciones literarias pegaste el portazo y nos dejaste sin inspiracion. Un poquito de por favor, que la postal te la mande con mucho esfuerzo, y coño, un poquito si que te quiero! No sabia que poner, a ti te quiero ver escribiendo 20 postales entre regateo y parada de autobus, que a la quinta ya no sabes que gracia poner; y encima estas hasta los minglanillos, porque te has llevado al viaje el boli "super-hiper-deslizante-escritura-facil", y para un zurdo eso significa acabar hasta las cejas de tinta, mientras las letras se aferran al papel, que parece que se las lleva el viento...

Lo del iman me duele mucho que lo digas, porque lo pense, y ya se sabe que la intencion es lo que cuenta, pero que haces cuando la intencion no se materializa, y se queda en eso, en una mera buena intencion?

Vivan las medias verdades, las medias tintas, las medias de colores, las medias naranjas, la naranja entera, y los guardias civiles que van por la carretera!!!

Besitos

El tarado de la capucha dijo...

Creo que la persona que ha criticado el pograma es un ser malvado, oscuro, quizá demoníaco que ha sido mandado aquí desde otra dimensión para tan vil propósito. Mi opinión: debemos destruirlo.

Las tales Monica y Natalia, son sin duda unas personas poco consideradas y no deberías nunca regalarles un iman de la clase que sea, es mas: deben ser destruidas junto con Tunez entero.

Creo que cualquier persona que incite al consumo de Pharmaton Complex, debe ser destruida, quemadas sus pertenencias y sacrificados sus seres mas queridos en un altar pagano.

Ilse dijo...

Oye guapa, mis conflictos con Montateros (que dicho así parece una cosa de inclinaciones sexuales chungas)se resuelven en Montateros. Además, yo nunca amenazo, simplemente decido.

¡Ah! Y de intenciones no se vive, que yo tengo la intención de sacarme el carnet de conducir desde hace lo menos diez años, y ahí sigo, viajando en metro.

¿Y qué culpa tengo yo de que escribas con la mano del demonio? ;)

EL SINCERO dijo...

Pensaba que tenías sentido del humor.

Ilse dijo...

Bueno, y lo tengo, pero también tengo mi corazoncito...

antonio dijo...

Tengo que pronunciarme sobre la postal de marras y su contenido escrito... me ha parecido fantástica :D