25.1.06

Rock del norte

Hoy he tenido una sesión de rock norteño. Primero del norte de América, y después del norte de Europa. Durante esta noche de concierto, además de cantar, bailar, y luchar contra los altos que, indefectiblemente siempre me tocan delante (yo sostengo que tienen la vida muy fácil y que deberían pagar más impuestos), mi compañero de concierto y yo nos preguntábamos de qué forma se debía aplicar la nueva ley de espacios sin humo en un concierto. ¿Colocas a los fumadores a un lado y a los no fumadores en otro? ¿Puede quejarse el cantante, ya que al fin y al cabo él está trabajando? No sé cómo será la legislación, pero visto lo visto creo que Elena Salgado ha establecido que en los conciertos sólo se pueden fumar petas, a juzgar por lo visto, y sobre todo por lo olido.

Los Sloan, ( http://www.sloanmusic.com/home/ ) canadienses, son una orgía de ruido, guitarreos y distorsiones varias. Vamos, que no creo que me haga fan, pero para un concierto son fabulosos. El cuerpo te vibra entero mientras ves al batería como loco con las baquetas aporrear platillos y tambores. Al final, dedican su canción a “todos los que saben de qué va el rock & roll”. Yo tengo la respuesta para su caso: “Va de hacer mucho ruido”. Pero vamos, ya lo decían en “South Park”: ¿Qué puedes esperar de un canadiense?. Pues que hayan votado por correo, porque ayer (23 enero) celebraban elecciones generales en Canadá. Por cierto, han ganado los conservadores tras doce años de gobierno liberal (¿y esos liberales no son también conservadores? ¡Madre mía cómo está el mundo!)

The soundtrack of our lives, ( http://www.thesoundtrackofourlives.net/ ) es un sexteto de suecos que no parecen suecos. ¿Por qué? ¡Porque coño, ya es difícil que de seis ninguno sea guapo! Dejando atrás este momento de gran calado cultural, tengo que decir que el concierto ha sido magnífico, y además ha sido bastante fuera de lo común. Primero porque no es normal que el líder del grupo sea un señor de cuarenta y bastantes, de más de 120 kilos, y vestido como Demis Roussos, y segundo porque parece que tampoco se llevan ya los grupos tan numerosos.

El caso es que se han marcado un concierto largo, con bastantes títulos si tenemos en cuenta que han alargado mucho las canciones con guitarreos y distorsiones varias que hacían que los temas parecieran no tener fin. El guitarra parecía una especie de Roger Daltrey mezclado con los estilismos del último Elvis, en su etapa Las Vegas, y se ha exhibido con más cambios de guitarras que la Pantoja de batas de cola en una gala de TVE.

Mirad, ahí está, junto al cantante predicador, que gustaba de abrir los brazos al más puro estilo Ratzinger y que al final ha acabado por bajar del escenario al foso, donde ha dado su particular sermón de la montaña a los compases de una de sus mejores canciones (bueno, de las que a mí más me gustan), “Nevermore”.

Al final, balance requetepositivo del concierto, aunque he echado de menos que se decidieran a tocar una lenta, que no pasa nada, hombres de Dios (o de Lutero, que estos son protestantes, no?). En fin, que a falta de pan buenas son tortas, y por eso acabo con un trocito de una de esas lentas que a mí tanto me gustan. Esta es “In your veins”. Ah, gracias a Dani, que, como casi siempre, es el que me ha dado a conocer al grupo.

Trees are falling all around
Silence clouds are on the ground
Someone whispers in your ear
This is what you like to hear

I'm on your sideAnd
I am also blue
Cause I am still a child
And I know that you are too

5 comentarios:

Dani dijo...

De naaada!! Estupendos ehh?!! Yo los descubrí gracias a Oasis. El cantante es looo mejor. Yo estaba en primera fila (en la apolo el escenario me queda a la altura de la cintura, y está cerquíssssima) y en un momento se me quedó mirando y me puso una de esas caras que pone él. A mi hermana le dedicó un trozo de 21st century rip off señalándola mientras cantaba.

Y nada, que los de Barcelona somos mejores porque sí nos sentamos en el suelo todos cuando nos lo dijo el hombre!

Bona niiiiit.

Ilse dijo...

Pues a mí me mira así directamente y ya no puedo dormir sola en casa. Y ya te digo que yo no me siento en el Aqualung, coño, que está el suelo llenod e colillas, cerveza y alcoholes varios. ¡Están locos estos suecos!

Anónimo dijo...

Más que conciertos, prefiero que hables de la Obregón y de Vicky "Posh" Adams, por cierto... ¿qué pasó con ellas?

antonio dijo...

Pues a mí me ha encantado leer este post en el blog... qué envidia, fijo que el concierto fue estupendo, aunque estoy con ilse, no me siento yo allí ni "jarto grifa" a no ser que lleve unos vaqueros realmente roidos y lamentables.

No es que uno sea fino, pero tampoco es agradable levantarse mojado de cerveza y sucio de ceniza (y Dios sabe qué más).

En fin, un post muy bueno y la foto está que te cagas. ¿La sacaste tú?

Ilse dijo...

¡Claro que la saqué yo! Con la estupenda Olympus que me regalaste. En el próximo post "concerteril" contaré dónde me escondo la cámara por si me la pillan y no me la dejan pasar.